lunes, mayo 22, 2017

Atrevimiento


Me atrevo a escribir,
con la soltura de mi propia ignorancia,
con la inconsciencia del que se laza al abismo,
sólo el desconocimiento, es así de atrevido.

Y obvio las reglas y normas,
no cuento letras, ni rimas,
escribo a mi aire, sin vergüenza,
con total atrevimiento.

Se escandalizan los puristas del verso,
me censuran por mi desconocimiento,
que tal vez, no sea tal...
es rebeldía, osadía, pura pasión.

Escribir aquello que siento,
aunque se escandalice el mundo,
seguiré escribiendo...
con total atrevimiento.

Reme Gras.
 Derchos reservados.


sábado, mayo 13, 2017

La historia de mi árbol

Una vez semilla,
apenas una ramita, en busca del sol,
un tallo quebradizo, agitado al viento,
 ramas que germinan con el paso de los días.

De frondosas y acogedoras sombras
 refugio de tormentas…
abrigo de aves de paso.

Mi árbol creció…
con cicatrices en su tronco,
nudos en su corteza,
resina sangrante desde su sabia.

Y va perdiendo ramas…
se quiebra ante la tempestad,
lagrimean sus hojas, las pierde,
irremediablemente, sus raíces afloran.

Por la erosión del tiempo…
por la vida que dio y perdió,
mientras pasaba el tiempo,
entre estación y estación.


 Reme Gras.
Derechos reservados.

domingo, abril 30, 2017

Tu mano

Tu mano
Mi mano sigue buscando…
encontrarse con la tuya,
sentir tu contacto,
y esa descarga estática que derrocha tu piel.

Mi boca, sigue soñando tu beso,
dulce, húmedo, tímido, apasionado,
y sigue mi lengua esperando la tuya,
para dar, simplemente, para dar.

Mi cuerpo, ansiando tu abrazo,
fuerte, tibio, y delicado…
haciendo hueco, espacio que ofreces
caminando entre la realidad y el sueño.

Y soy furambulista de sueños,
feliz, de nuestro encuentro,
degustando con gozo este regalo…
que me llega, de tu mano.

 Reme Gras.

Derechos reservados.

domingo, abril 23, 2017

Tiempo perdido.


Las horas que el tiempo evapora
que se consumen sin descanso,
en un devenir de segundos,
que devastan el campo de la vida.

Se agotan los espacios,
y se alzan barreras que desconocía,
y la sal de mis ojos se activa,
como si al desalar, la ceguera se curara,
de su propia enfermedad.

Esa oscuridad, que gusta de florecer
cuando mi día alborea,
helando los rosales de mi jardín
quemando los pétalos de mis rosas.

El sentimiento ciega…
abre heridas allá,
 dónde, ni sabias que el dolor existía.

Y el tiempo perdido cultivando rosas,
acredita que será el compuesto,
 que abonara el suelo, donde yacerá
el recuerdo de tu culpa.


 Reme Gras.
Derechos reservados.

sábado, abril 15, 2017

Detrás de los cristales oscuros.

 Detrás de los cristales oscuros.

Siguen mis ojos ocultos,
tras los cristales oscuros.

No soportan la luz de tu mirada,
saben, que se rendirán…
Y no desean rendir sus armas,
ni entregar su atalaya.

Y te  miro con miedo…
esquivando  la luz que desprendes,
porque ya  había soñado,
 con  el café de tu mirada.

Huyen mis ojos…
y se pierden por los pétalos de rosas,
por  orquídeas imaginarias,
y lirios estacionales.

Mientras, la vida pasa…
detrás, de los cristales oscuros.


 Reme Gras.
Derechos reservados.

sábado, febrero 18, 2017

Frente al papel

Frente al papel
blanco, como la vida que comienza,
frío, pues carece de conocimiento
absurdo, pues desconoce que le espera,
inquieto, porque desconoce su destino
expectante, porque nada le hirió todavía.
Con hambre de saber y estar,
presente y con futuro,
 aunque sin el pasado necesario,
porque el pasado es un grado que sumar.
Temeroso, la vida le va mostrando su lado oscuro
ya no es tan limpio, ni tan blanco…
su perfil se emborrona y se llena,
de palabras que le abruman y entristecen.
Ya no es hoja en blanco,
ya tiene una historia,
un latido emborronado.
Sabe que es una lágrima en su inmaculada piel
y un tachón, y un tipex…
ya no es pura su blancura,
y su historia comienza a pesar,
le agobia lo que aprende, se anula y escuece.
Porque frente al papel escrito…
ya pesaba la inocencia de un principio,
hoy duele lo aprendido en cada letra,
la cicatriz de cada palabra escrita,
en un papel en blanco inmaculado.


Reme Gras.
Derechos reservados.

sábado, febrero 11, 2017

Sal en los ojos.

Cumpliendo años,
y olvidando aprender,
dejando mi equilibrio en el limbo,
perdida en un laberinto.

Con el paso del tiempo,
lo vivido, está olvidado
y tropiezo repetidamente,  con total torpeza
limpiamente, como ensayado.

Abro en canal mi sentir, absurdamente
como  un suicidio programado,
directamente al abismo.

Con el peso de un abultado equipaje,
ni todas las lágrimas derrochadas,
que llenan mares secos
consiguen desalar mis ojos.

No aprendo, no vivo, solo sueño,
con los ojos empapados en la sal…
y la absoluta ignorancia de saber vivir.


Reme Gras.
Derechos reservados.

lunes, enero 16, 2017

Círculo cerrado.

Que nobles ideales…
 los que nos llevan a crear vínculos
inventando normas no escritas,
cerrando el círculo.

Estigmatizando a los disidentes,
aquellos que discrepan,
excomulgando a los diferentes
con prepotente orgullo.

Enalteciendo normas bajo sublimes nombres,
que envilecen y excluyen,
¡Que grandes nos sentimos acentuando la diferencia!
¡Alienando, desterrando… nos crecemos!
pensando con soberbia en nuestra grandeza.

Pero aquello que rechazamos,
es la piedra filosofal,
base de todo lo que hace engrudo,
y en ese momento se cierra el círculo…
que solo se retroalimenta,
de su propia mezquindad y orgullo.


Reme Gras.

Derechos reservados.

martes, enero 03, 2017

Cuesta vivir.

¡Vivir cuesta!
no solo a ti,
 aunque te creas el centro del mundo.
Te cuesta a ti,
y a mí.
Vivir te hace sudar y gemir,
te llaga y te quema
te cincela y esculpe,
la vida es cruel y vengativa.
¡Pero se aprende!
se endurece la piel,
y se encallan las manos,
cerrando las heridas.
No eres especial,
tus males, no son exclusivos,
ni diferentes.
Eres un ser humano como yo,
exactamente “igual”.
No te desconozco,
simplemente te igualo,
algo que tal vez no soportes.
Pero si quieres respeto…
¡¡Gánatelo!!
Si quieres bondades…
ofrécelas y aprende a recibirlas.
Si, tal vez, no te conozco,
porque tal vez tú, no me conoces  a mí
no viste tu imagen reflejada en mis ojos,
porque no levantaste la mirada,
ocupada tal vez, en mirarte a ti misma.


 Reme Gras.

Derechos reservados.


domingo, diciembre 11, 2016

Mi nombre



Inquietud es mi nombre,
inexperiencia y miedo, mis apellidos…
no siento la tierra firme bajo mis pies,
todo es, un trémulo maremoto.

Toda una vida levantando muros,
que son derribados con simples palabras,
que arrasan puentes y raíces,
eliminando teorías  y proyectos.
todo un mundo creado en pos de un ideal,
se desvanece ante una mirada,
renaciendo temores y miedos adolescentes.

Aprendo y olvido,
respiro y recompongo,
y tan solo sé…
que cada día recomienza algo nuevo,
que nunca es suficiente,
ni se llena el alma,
ni se ilumina el camino.

Solo se camina y se sobrevive,
en la espera… de un segundo de Gloria.

Reme Gras.
Derechos reservados.