jueves, noviembre 26, 2009

El amor más grande


El amor más grande
Aquello que se da sin esperar recompensa, que engrandece el alma al sentirlo y cultivarlo... es algo que se complace en el bienestar del ser querido, no se conoce bien hasta que no estalla en el vientre materno, el amor con mayúsculas.
Aunque no es necesario parir para sentirlo, si cuando se tiene un hijo es cuando se alcanza a sentir el verdadero sentido de la palabra “ amar”.
Y se siente amor, cuando él yo que cada uno lleva dentro se difumina y queda relegado ante la imperiosa necesidad de proteger la vida que se ha convertido en el centro de nuestro universo.
Solo importa si come, si esta limpio, si crece con normalidad, si su salud en aceptable, y nos inquieta si no durmió, si su ciclo vital no es regular, todo gira en rededor de sus necesidades que se transforma en las tuyas.
No significa dependencia afectiva, es más bien un orden de prioridades que se desencadenan y es por puro amor que sucede, no es algo que se pueda imponer, ni recetar, es algo espontáneo que sale de dentro del corazón y crece en función de la gratificación que produce el ver una vida ir desarrollándose a tu cuidado.
Quizá no todo el mundo se identifique con este sentimiento, pero quien no haya podido sentir la fuerza de este amor, de esta entrega, no imagina que se perdió, por que en la entrega, cuidado y desarrollo de este sentimiento se realizan las mayores realizaciones de nuestra raza humana.
Para mí mis hijas son el amor más grande, mi identificación como ser humano, mi realización como persona, mi mayor logro, verlas crecer como seres libres, sanos, íntegros...
Para mí el amor más grande tiene dos nombres: Gloria y Amalía.
Reme Gras.

8 comentarios:

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Hermoso trío
Transpira amor...

Tienes razón, es el más grande

Un abrazo para las tres

SILOE dijo...

Muchas gracias Francisco...
Mis hijas y yo somos una trenza de sentimientos que no se puede romper...
Un beso, Reme.

bibliotecaria dijo...

Hermoso texto y hermosa familia. Te felicito. Yo tengo tres hijas que son un amor y ahora dos nietos que nos mantiene más unidos aún.
Muchos cariños

hardrock44 dijo...

Que conste que ha sido por casualidad. Hemos subido el post al mismo tiempo. La Gloria es la tuya. Es una tontería que escribí entonces, no es muy bueno pero me ha parecido ver algo de ritmo. Pásate a ver si te gusta.
La sorpresa me la he llevado yo al ver en mi blog la foto de tu entrada.
Muchos cariños más.

Jyhael dijo...

Y EL MÁS HERMOSO, COMO LAS PALABRAS, Y FRASES QUE COMPONE CADA LETRA DE ESTOS SENTIDOS VERSOS DEL ALMA...

Goriot dijo...

Reme, me alegra esa felicidad que muestras en la foto junto a tus hijas y también en el relato.
La vida no dura siempre, estos momentos son duchosos.
Un besino.
Goriot.

Felipe dijo...

Todo un derroche de felicidad se os ve en esas caras guapas, enhorabuena Paz.

María Bote dijo...

Se respira elicidad admirando la foto y, el texto también me ha gustado mucho.
Yo tengo un hijo y dos pequeñas nietas que son mi alegría de vivir.
Ahora, para la Navidad, esperamos la tercera. El tercer chorro de la fuente de la dicha.
Te invito a visitar mi blog.
Besos. María