lunes, septiembre 10, 2012

Mueren las palabras



En mi boca agonizan las palabras,
expiran sin ver la luz…
palabras que se lanzan al viento muertas.

Es inútil hablar al viento…
el viento no escucha,
no tiene oídos.

Si hablo es para que me escuches,
que mi voz te llegue…
que comprendas mi porque.

Si no has de oírme…
¿Para qué hablar?

Entonces es más elocuente el silencio,
cobra protagonismo…
y dice aquello que callo.

Lo grita desde el profundo silencio…
el silencio que se convierte en lágrimas,
en desesperada voz callada,
cuando mueren las palabras.
 
Reme Gras
 
 
 

No hay comentarios: