miércoles, septiembre 28, 2016

Corazón oxidado


Envuelto en transparente papel,
entre algodones…
lo guardo y precinto,
primorosamente empaquetado.

Lo preservo del aire de la indiferencia,
de la frialdad y del miedo.

Ya tiene demasiadas heridas,
demasiados años…
cuantiosas decepciones,
ya no quiere latir o emocionarse.

Culmino su ciclo vital,
a pesar de seguir vivo,
desea descansar…
dormitar en otoño.

Esperando invernar y dejar de sentir,
la continúa decepción…
que le regala la vida.

Reme Gras.

Derechos reservados.

8 comentarios:

Marina Collado Prieto dijo...

Amiga, por muchas dificultades que nos traiga la vida merece ser vivida porque está la parte buena por la que el corazón debe seguir latiendo. Muchos besos Reme!!!

Yayone Guereta. dijo...

Siempre hay un roto para coser un descosido.

Que el otoño mime ese corazón desgastado en latidos.

Que no duela más.

Besos, Reme.

Siloe Sombra dijo...

No duele... acaba el dolor con la ultima letra del poema... un abrazo Yayone.
Reme.

Siloe Sombra dijo...

Así es Marina... la vida es muy bella, pero tiene sus días grises.
Un besito.
Reme.

Servilio Casanova Pestano dijo...

Precioso poema, querida Reme, una manera bella de hilvanar el desencanto y la frustración que como humanos con frecuencia nos acontece...
Un abrazo, amiga.

Siloe Sombra dijo...

Gracias por tu huella Servilio... una intenta quitar dramatismo a las penas...
Mi gratitud y mi abrazo.
Reme.

José Valle Valdés dijo...

El poema discursa y dice con buen gusto, amiga. muy bueno.

Abrazos

Siloe Sombra dijo...

Gracias José... siempre tan amable conmigo y mi trabajo, un placer tu visita.
Reme.