lunes, noviembre 10, 2014

La línea

Camino descalza,
bordeando la línea,
que me aboca al abismo.

Intento controlar el vértigo,
no mirar al fondo…
respirando hondo.

Y la debilidad de mi cuerpo se acentúa,
no hay paralelismo,
entre cuerpo y espíritu.

Quizá es cansancio…
o tal vez solo sea apatía,
y sobre todo desaliento.

Perdí mi fe en lo humano…
los instintos básicos crecen,
a cada paso, son más fuertes,
y la humanidad se avoca al vacío,
bordeando la línea conmigo.


Reme Gras.

Derechos reservados.

2 comentarios:

José Valle Valdés dijo...

Un poema, sencillamente, estupendo!

Qué bien, amiga. Creo que has logrado todos los atributos que requiere un poema.

Abrazos

Siloe Sombra dijo...

Que bueno que te guste... José tu opinión me hace muy feliz.
Un beso.
Reme.