martes, octubre 27, 2015

Llorar sin lágrimas.

Vuelvo al seno del mar,
útero que me contiene
encerrada en mi concha
desnuda de cuerpo y alma.

De espaldas a todo,
a ese mundo que hiere y destruye,
cierro puertas y ventanas,
corro cortinas, y precinto rejas.

En mi mundo licuado,
lleno de mareas suaves,
recobro el pulso de mi yo interior.

Y lloro sin lágrimas,
al abrigo de mi concha de nácar,
renaciendo en mi matriz de aguas saladas.


Reme Gras.

Derechos reservados.

10 comentarios:

Marina Collado Prieto dijo...

Precioso y la vez triste poema...cargado de sensibilidad. Un beso y un abrazo amiga.

Siloe Sombra dijo...

Muchas gracias Marina... siempre tan amable conmigo.
Un beso.
Reme.

Carmen Silza dijo...

Tristemente bello Reme, aún en su tristeza me encanta.
Mi felicitación, amiga.
Un fuerte abrazo y feliz tarde.

José Valle Valdés dijo...

Se me da muy bien logrado el poema, amiga. Estupendo!

Abrazos

Siloe Sombra dijo...

Gracias por tu apoyo Carmen... un abrazo.
Reme.

Siloe Sombra dijo...

Muchas gracias José.... encantada si te gustó.
Un beso.
Reme.

Joaquín Lourido dijo...


Suele suceder que lo triste gusta tanto como lo alegre y eso tiene una explicación. Es para saber diferenciar ambas emociones y valorar todavía más la alegría como punto norte. Tu estilo es muy peculiar y a la vez enigmático y eso, amiga toca el alma.

Besiños y feliz semana !!!

Rocío Aurora Ortiz dijo...

Que hermoso poema querida amiga Reme Gras. Cuanto dicen tus palabras qe la mayoria de nosotras las mujeres no nos atrevemos a plasmar, versos suaves , delicados, llenos de una nostalgia que toca ciertamente las fibras mas profundas del ser. Esplendido, sumamente delicado y bello. Gracias preciosa amiga por la belleza de tus palabras , es un privilegio para mi, el poder leerte. Te envío mi cariño y admiración. Rocio.

Siloe Sombra dijo...

Muchas gracias Joaquin... una siempre escribe desde su corazón, y lograr agradar a los lectores es todo un logro...
Un beso.
Reme.

Siloe Sombra dijo...

Mi estimada Rocío... todo un privilegio tu visita y saberte ahí dedicamdome tus minutos.
Un abrazo querida compañera.
Reme.