domingo, enero 31, 2016

Frente a la vida.

Con las manos repletas
sin nadie a quien dar,
se frustran las esperanzas
se abandonan los deseos.

Y crece el musgo en el camino
intransitado y solitario
vacío de ilusiones,
mueres a diario en  soledad.

Frente a la vida…
que te acuna en brazos de la nada,
te deja crecer a tu suerte…
y te olvida.

Y dejas de ser tú…
para ser un número que agoniza,
un lamento, el llanto sordo,
de la penosa humanidad.


Reme Gras.
Derechos reservado.

4 comentarios:

Bruno HeAlcaraz dijo...

Triste pero realista, vivimos en la obcecación por tener las manos repletas para después ver, desde la angustiosa soledad, que de poco o nada sirve. Saludos.

Siloe Sombra dijo...

Muchas gracias por tu visita Bruno...
Un abrazo.
Reme.

josé ayllón dijo...

En la vida Reme, en la vida. Me ha gustado por la sinceridad de la poetisa, por su brevedad y por las palabras elegidas. Un beso.

Siloe Sombra dijo...

Muchas gracias José Ayllón... es todo un placer recibirte en mis versos.
Un beso.
Reme.