lunes, diciembre 21, 2015

Jirones

Se me desgarra el corazón
en sangrantes tiras,
cuando ya creía ser carne muerta
sangra en cada latido.

Se abren las cicatrices,
otras nuevas heridas se crean
con sales de celos…
y alcoholes de miedos.

Los minutos, las horas, no dejan huellas
pasan sobre las heridas de puntillas
dejando solo una sombra sobre los ojos,
sin testigo de tiempo a su paso.

Son muescas intemporales,
ocultas a los ojos,
solo en la piel dejan su huella,
y quizá por ello duelan más.

Lo que ya no debería doler…
a la vista del mundo,
duele más… en lo profundo del alma.


Reme Gras.
Derechos reservados.

8 comentarios:

josé ayllón dijo...

Leído es genial y cuando tú lo recitas más genial.
Besos.

Carmen Silza dijo...

Hay heridas que nunca curan...
Genial este poema Reme, me encantó.
Mi felicitación.
Un abrazo y ¡Feliz Navidad!, que la disfrutes con tus seres queridos.
Un fuerte abrazo.

Siloe Sombra dijo...

Muchas gracias José Ayllón... eres muy amable.
Un beso.
Reme.

Siloe Sombra dijo...

Muchas gracias Carmen... ya cuento las horas para que llegue mi familia, hace ya cinco meses que no les veo y lo necesito para tomar fuerzas.
Feliz Navidad para ti y los tuyos..
Reme.

José Valle Valdés dijo...

Qué bien lo dices, amiga. Siempre es un placer leerte.

Felices fiestas!

Abrazos

Siloe Sombra dijo...

Muchas gracias José Valles... siempre es un gozo tu visita y saber tu opinión e mis letras.
Un abrazo y Feliz Año Nuevo.
Reme.

FIFINELEB dijo...

No temo a nada con una buena amiga a mi lado. Hermoso poema, amiga. Cariños. Jean.

Siloe Sombra dijo...

FIFINELEB ... y que gratificante contar con tu amistad... un abrazo querido amigo.
Reme.