martes, mayo 03, 2016

Deseo no desear

Porque  reniego el rechazo
no quiero desear sentir,
esta absoluta soledad
que solo  compasión inspira.

No quiero inspirar lastima,
a mí misma, en primer lugar
al resto del mundo después,
un paso más tarde.

No ambiciono desear, ni sentir ansia
ni hambre de sueños… ni caricias,
congelo la fibra que me hace ser.

Sin aire en mis pulmones,
sin suspiros, ni lagrimas,
no  aspiro… desear.


Reme Gras.
Derechos reservados.

8 comentarios:

Benjamín Adolfo Araujo Mondragón dijo...

¡Muy buen poema, Siloe/Reme!

Siloe Sombra dijo...

Muy amable Benjamín... gracias por tu visita.
Un beso.
Reme.

Carmen Silza dijo...

Precioso Reme,el deseo no cuesta,y no desear tampoco...
Te mando un abrazo.

Siloe Sombra dijo...

Gracias Carmen... a veces una quisiera no sentir.
Un abrazo.
Reme.

Yayone Guereta dijo...

Precioso Reme, yo me negaba y doblegaba a sentir, ya no, ahora siento y le siento hasta los tuetanos y soy feliz. No te niegues, aunque duela.
Besos, compañera.

Siloe Sombra dijo...

Gracias Yayone... me siento feliz por ti... yo paso ya de luchas, estoy muy cansada, muy muy cansada... mi tiempo termino.
Un abrazo y gracias por tu visita.
Besos, Reme.

Bruno HeAlcaraz dijo...

No sentir es no vivir, es ser un trozo de roca fría y apoltronada en la oscura y húmeda cueva del miedo. Saludos.

Siloe Sombra dijo...

Muchas gracias por tu visita Bruno... aunque disiento, logicamente... los deseos solo sirven para crear dolor, aunque también es cierto que solo es mi punto de vista, lo que yo he visto en mi larga vida... a veces somos esclavos de nuestros deseos, unas veces insanos, otras irrealizables, y siempre fustrantes... no es miedo, es solo pocas ganas de seguir peleando.
Un abrazo y repito, gracias por dejar tu inestimable huella.
Reme.